Clitocybe nebularis. Apreciada y tóxica… ¿Como es posible?