Un auténtico embudo: Pseudoclitocybe cyathiformis. Inconfundible por su forma y color.