La seta de marzo es muy difícil de localizar en el bosque, entre otras cosas, porque suele aparece enterrada. Solo cuando es grande se la ve.

Para encontrarla en los pinares un truco es fijarse en el suelo e ir buscando mirando los bultos que aparecen en el mismo. Si encima de un bulto encontramos las acículas del pino apuntando hacia arriba es porque algo las ha levantado, es decir, el bulto de abajo probablemente sea una seta.

Suscríbete a mi canal y aprende de setas